Facebook Twitter RSS

Director General: Pedro Ricalde Arjona


Sábado, 22 de Febrero del 2020
Num. 1041

OFERTA SOMBREROS DE PALMA PARA EL TURISMO, DON ESTEBAN UCAN DZUL, GENTE DE LA CULTURA DEL ESFUERZO

 

Una de las artesanías útiles y más rápidas por hacer en la isla, es la que se elaboran con hojas de palma. En la isla de Cozumel, reverdece este tipo plantas y nuestro personaje de esta semana, ha aprovechado oportunamente este material y confecciona diversos artículos como atractivo para el turista.

Don Esteban Ucan Dzul, nació un 2 septiembre 1940 en Calotmul Yucatán, en el seno de sus padres Esiquio Ucan Tun y Margarita Dzul, en donde desde pequeño, aprendió a ser disciplinado con el trabajo de agricultor, ya que incluso logró tener 12 hectáreas de terreno y cultivar su propio maíz.

Sin embargo, la sequía y la falta de agua, lo obligaron a buscar otra alternativa para poder vivir mejor, por lo que hace 35 años, llegó a Cozumel y se metió a trabajar de mozo en un hotel de la zona norte de la isla y ahí permaneció por al menos 10 años, hasta que se casó con su esposa  María Concepción Esquivel y procreó tres hijos de nombres Benedicto, Jesús Martín y Norma Beatriz y cuenta con tres nietos.

Para poder conseguir un mejor sustento familiar, dijo que se dedicó al negocio ambulante, siendo en aquel entonces, una de las activas que le dejaba recursos para poder vivir bien, sin embargo, consideró que a raíz del Huracán Gilberto, Cozumel no se ha podido recuperar económicamente, sobre todo después del paso del fenómeno Wilma, lo que prácticamente cerro las puertas para el turismo, pues consideró que Cozumel como centro turístico aún padece de las consecuencias de la naturaleza.

Actualmente, se mantiene en su negocio como vendedor ambulante en la Rafael E. Melgar con calle primera sur, donde elabora principalmente sus sombreros con palma de coco. Dijo que no es difícil conseguir el material, pues acuden con sus vecinos y escoge las mejores ramas para la elaboración de sus productos.

Indicó que para poder elaborar este trabajo, hace tres años encontrò en la basura un sombrero hecho de palma de coco y al irlo desarmando, fue como aprendió por si mismo a elaborar este tipo de artesanías. Señaló que mucha gente conoce este trabajo y señaló que algunos turistas especialmente de Cuba, y de Jamaica valoran el producto y le han pagado hasta 100 pesos por cada sombrero.

Señaló que se lleva media hora elaborando el producto, pero normalmente los vende entre 50 y 60 pesos e incluso, detalló que en ocasiones le solicitan los grillos, tortilleras hechas con ese mismo material y todo lo que se venga a la imaginación.

Comentó que para poder tener recursos extras, en su triciclo en el cual diariamente se desplaza a la zona centro, también cuenta con conchas, caracoles como artesanías y estos principalmente se los compra a los pescadores y se los vende como recuerdo a los turistas.
También vende golosinas, pero igual mini piñatas que elabora junto con su esposa y que al menos de 4 a 5 productos, son los que se venden y logra de esta manera, todos los días de diez de la mañana a siete de la noche sacar para sobrevivir.


 

Lo mejor de

 

 

 

 

 

 

 

Los Países que más nos visitan

Facebook    Siguenos

La Opinión de hoy

» gabriela_sanchez57@hotmail.com
cel 5516925933:

gabriela reyes sanchez para eloina jimenez gallardo
23/01/2020 04:37:17