Facebook Twitter RSS

Director General: Pedro Ricalde Arjona


Jueves, 21 de Noviembre del 2019
Num. 1007

¡MAS DESCARO IMPOSIBLE!

    Ya no busca qué hacer el juez venal de Cozumel, MIGUEL ÁNGEL TUYU MARTIN,  con tal de sostener lo insostenible, pues ahora se ha constituido en el órgano de acusación, cosa señalada únicamente para el Ministerio Público por mandato constitucional en el artículo 21 de la Constitución General de la República. Pero como a muchas autoridades de nuestro país, esas disposiciones les valen pura máuser. Si las leyes, no están de acuerdo a sus deseos, pues no las cumplen o las cambian o le dan un sentido diferente, pero la cosa es hacer su santísima voluntad aun en contra de todos, pues se sienten bendecidos por todos los santos del sistema corrupto al cual pertenecen, y son prepotentes.
    Efectivamente, les he de comentar en primer lugar que, por mandato constitucional se divide el ejercicio público de autoridad en tres poderes generales – así se divide a nivel federal y a nivel estatal -, el poder Ejecutivo; el poder legislativo; y, el poder judicial.
    Para hablar únicamente del Estado, el poder ejecutivo es el Gobernador y a este poder pertenece el Ministerio Público quien es el único autorizado para la persecución de los delitos. Cuando sufrimos algún delito o tenemos un accidente de tránsito, debemos presentar nuestras quejas o querellas ante el agente investigador del ministerio público. El jefe del Ministerio es el Procurador General de Justicia. Por ley toda acusación es ante el ministerio público (averiguación previa) y si hay elementos del delito, se envía a la autoridad judicial (en este caso el juez venal) para continuación legal, y puede resultar una orden de aprehensión, los jueces pertenecen al poder Judicial o Tribunal Superior de Justicia del Estado. Entonces, si hay delito, se presenta la queja ante el ministerio y después de recabar pruebas en la investigación del delito, se somete al conocimiento del Juez y este dicta orden de aprehensión (no a su gusto, sino que debe haber elementos del delito), si hay elementos el acusado declara ante el juez y si hay elementos se dicta una formal prisión, pero…. Si, ya adivinaron, si hay elementos delictuosos y se dicta formal prisión, eso significa que se seguirá el juicio penal con los elementos considerados en la averiguación previa y en el auto de formal prisión que deriva directamente de los elementos de la acusación. Únicamente con esos elementos o hipótesis delictivas.
    El punto fino de este asunto, es que, si hay - después de la consignación al juez de la averiguación previa y ya estando en procedimiento después de la formal prisión, otro delito o nuevos elementos del mismo delito o de otro delito, esos  nuevos hechos deben ser objeto de una nueva acusación, no puede el juez tomarlo en cuenta directamente pues NO es la autoridad encargada de la acusación legal de los delitos. El juez, juzga y resuelve, pero NO ACUSA.
    Pues resulta que el juez venal, en la causa penal 15/2015, se ha instituido en parte acusadora como si fuera el Ministerio Público, esto debido a que en la formal prisión dictada en mi contra con fecha 19 de julio próximo pasado y en la nueva formal prisión en contra de mi cliente Valerio Apolonio el 22 de septiembre próximo pasado, basa esas formales prisiones en elementos que no fueron objeto de acusación ante el ministerio público, aunque lo haya exhibido como prueba documental la doctora en derecho, agente adscrita del Ministerio Público ante el juzgado penal de primera instancia de esta isla, ya no puede utilizarse como elemento de la causa penal.
    Ahora bien, les transcribo literalmente lo que sostiene el juez venal en esas nuevas formales prisiones de la manera siguiente: (pág. 3) Nuevamente han simulado un acto jurídico pretendiendo que han vencido en juicio a la poderdante FABIOLA DEL ROSARIO ESCOBEDO POLANCO, al mandar a inscribir mediante oficio número 50/2012 la inscripción de la demanda del juicio número 543/2011-C radicado en el  Juzgado Civil de Primera Instancia del Distrito Judicial de Cozumel, Quintana Roo, lo que simula es el acto jurídico de que ya venció en juicio, mas omite abiertamente que dicho proceso número 543/2011-C ni siquiera han sido notificados todas las partes, pues únicamente se limitaron a notificar a la denunciante, que desde luego contestó oponiendo las excepciones que se consideraron pertinentes y en especial que dicha demanda es cosa juzgada mediante sentencia 1220/2006-C, habiendo demandado dos veces por la misma situación, a pesar de que tiene pleno conocimiento de la misma; asimismo nótese el dolo y la mala (sic) del inculpado VALERIO APOLONIO MARTINEZ SABIDO Y su coacusado quien es su abogado, ya que en el escrito que presentan al Registro Público de la Propiedad y del Comercio de esta localidad, no manifiestan el domicilio de su poderdante, ya que si hubiera sido notificada y/o emplazada del doloso proceder de éstos, pues hubiera defendido a su poderdante únicamente con presentar la sentencia definitiva dictada en el juicio número 1220/2006-C….”
    Además de que INSISTE en que son actos simulados los que no lo son, usa como prueba en las formales prisiones, elementos que no fueron considerados en la averiguación previa por el órgano encargado de la acusación, advirtiendo de que ni siquiera es verdad lo manifestado por el juez venal, pues demuestra una clara mala fe en su interpretación completamente errónea del proceso civil (¿por ignorancia o por corrupción?).
    LA RESPONSABLE, se constituyó en autoridad de acusación, juez y parte, en nuestro perjuicio y en plena violación de nuestros derechos humanos y demás garantías individuales.
Por otra parte, a esta situación habría que explicar (y aplicar) las verdaderas situaciones legales existentes, que la propia autoridad responsable se niega a reconocer:
a).- El juicio ordinario civil de nulidad 543/2011-C, NO ES SIMULADO Y TAMPOCO, la autoridad responsable, ES LA AUTORIDAD competente, y no TIENE LA CAPACIDAD LEGAL DE JUZGAR  QUE ESE EXPEDIENTE QUE ESTÁ REGISTRADO EN EL LIBRO DE GOBIERNO DEL JUZGADO CIVIL DE PRIMERA INSTANCIA DE COZUMEL, QUINTANA ROO, ES SIMULADO.
b).- El oficio número 50/2012, que ordenó en el juicio 543/2011-C, que se inscribiera la demanda en el Registro Público de la Propiedad, NO PUDO SER “MANDADO” por los ilegalmente acusados, fue ordenado por la autoridad civil de primera instancia de Cozumel, Q.Roo. No es un acto o decisión personal de los procesados, es un hecho del procedimiento ordenado por la autoridad correspondiente.
c).- El solicitar el registro o inscripción de una nota marginal en alguna propiedad inmueble como resultado de un juicio civil, NO ES UNA SIMULACIÓN, es un movimiento legal y está preceptuado por el artículo 3200 (Tres mil doscientos) del Código Civil del Estado de Quintana Roo, por lo que al ordenarlo la autoridad judicial civil respectiva, NO PUEDE haber cometido UNA SIMULACIÓN y tampoco es simulación de nosotros, como indebidamente considera la autoridad responsable.
d).- Por la solicitud de inscripción de una nota marginal como resultado de algún expediente civil y con fundamento en el señalado artículo 3200 del Código Civil, se pagan AL ESTADO, los derechos correspondientes, pero al hacerse dicha anotación, NO ES ILEGAL, ES PROCEDIMIENTO COMUN CIVIL Y LO ORDENA LA AUTORIDAD CIVIL QUE CONOCE DEL CASO Y NUNCA PUEDE SER CONSIDERADO MALA FE O SIMULACIÓN DE los mismos acusados. La responsable falsea hechos y desconoce la ley.
e).- Las notificaciones a las partes demandadas en algún juicio civil, NO PUEDE SER RESPONSABILIDAD de la parte actora o la demandada, es una OBLIGACIÓN LEGAL DE LA AUTORIDAD QUE CONOZCA DEL JUCIO RESPECTIVO, pero NUNCA y por NINGUN motivo puede ser considerado como SIMULACIÓN O MALA FE DE LOS ILEGALMENTE ACUSADOS, como indebidamente hace la autoridad responsable en este considerando III, de esta causa penal 15/2015, para – de muy mala fe - inculpar ilegalmente a los procesados.
f).- Tampoco es una SIMULACIÓN que dicho expediente 543/2011-C, haya sido CADUCADO como lo preceptúa el Código de Procedimientos Civiles del Estado, se hace esa declaración cuando ninguna de las partes en el juicio impulsa el procedimiento respectivo durante el tiempo señalado en la ley. No es ni puede ser, SIMULACIÓN DE ninguna de las partes en un juicio caducado.
g).- Como la misma responsable dice en esa parte del auto de formal prisión, se notificó a la demandada JENNY GUADALUPE TAMAYO CHAN, de la interposición de la demanda en juicio número 543/2011-C, por lo que ella pudo en todo tiempo (antes de la CADUCIDAD), IMPULSAR EL PROCEDIMIENTO, sin que lo contrario sea responsabilidad de la parte contraria en ese juicio caducado, ni se convierta el dictamen de caducidad del expediente, en una SIMULACIÓN delictuosa de ninguna parte, como supone falsamente la responsable.
h).-  La falta de notificación a las otras partes demandadas en el juicio ordinario civil de nulidad promovido por Valerio Apolonio, en contra de FABIOLA ESCOBEDO POLANCO 543/2011-C, NO ES RESPONSABILIDAD DEL actor o demandante, ni puede atribuirse que es una SIMULACIÓN con efectos criminales como indebidamente hace la responsable en las formales prisiones respectivas.
i).- La autoridad responsable, se está atribuyendo conocimientos extralegales, cuando considera que “de haber continuado” el juicio ordinario civil de nulidad 543/2011-C, hasta la sentencia, hubiera GANADO la demandada JENNY TAMAYO CHAN, con solo exhibir la ejecutoria (como hizo en dicho expediente), del diverso juicio ordinario civil de nulidad 1220/2006-C, cuya sentencia fue de IMPROCEDENCIA (sin que hubiera reconvención), por lo que ni el actor ni el demandado obtuvieron nada a su favor, como ya fue explicado en completa forma (por los propios procesados y varias veces) por los expedientes: administrativo 22/2012, amparo 511/2012; revisión 499/2013, expediente administrativo 27/2013 y el juicio de amparo 322/2014, correspondiente al Juzgado Sexto de Distrito del Estado, aclarando que de todos esos expedientes obran las resoluciones en copias certificadas y son del pleno conocimiento del juez venal, quien ya no busca que otras falsedades poner en una acusación completamente ILEGAL, y no hablo de justicia, sino de estricta aplicación de la ley. Estoy pensando seriamente en mandarles mi recibo de honorarios a mis alumnos involuntarios, el juez venal, el “tres patines” y la Jenny Tamayo Chan, quienes se han convertido en mis alumnos más mentirosos y atrasados. Se dedican al “bullying” judicial.
Verdaderamente cabe, para despedirme de mis pocos lectores, repetir el viejo refrán de origen oriental que dice: “Corrige al sabio y lo harás más sabio, corrige al necio y lo harás tu enemigo.” Felicidades a  mis gratuitos enemigos y no es que les esté diciendo necios, eh?. Abur.
 

Lo mejor de

 

 

 

 

 

 

 

Los Países que más nos visitan

Facebook    Siguenos

La Opinión de hoy