Facebook Twitter RSS

Director General: Pedro Ricalde Arjona


Jueves, 21 de Noviembre del 2019
Num. 1007

El que no tenga el culo sucio que tire la primera piedra

En uno de sus escritos más divertidos Camilo José Cela, ese gran literato español, escribe unos versos cuya picardía me trae a la memoria su desapego a las formas mojigatas. Afortunadamente siempre la inteligencia se deslinda de estas tonterías y nos regala frescos y divertidos escritos, en este caso aprovecha jocosamente el altruismo de la donación de órganos para dispararnos una pieza poética muy divertida:
 
El culo no donaré/pues siempre existe un confuso/que pueda darle mal uso al culo que yo doné./Muchos años lo cuidé/lavándomelo a menudo/para que un cirujano chulo/en dicha trasplantación /se lo ponga a un maricón / y muerto me den por el culo.
 
Cela siempre se preguntaba para qué tomarse el tiempo en decir nalgas, cola, pompis, poto, trasero, asentaderas, petacas, etc., ya era más fácil de decir culo.
 
En Juan 8:1-7, la biblia nos cuenta la parábola de cuando Jesús se fue al monte de los Olivos.   Los maestros de la ley y los fariseos llevaron entonces a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio del grupo  le dijeron a Jesús:
—Maestro, a esta mujer se le ha sorprendido en el acto mismo de adulterio. En la ley Moisés nos ordenó apedrear a tales mujeres. ¿Tú qué dices? . Pero Jesús se inclinó y con el dedo comenzó a escribir en el suelo.  Y como ellos lo acosaban a preguntas, Jesús se incorporó y les dijo: —Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Al verse sorprendidos (ya con piedras en las manos) comenzaron a irse uno por uno. Con esta pregunta le estaban tendiendo una trampa, para tener de qué acusarlo, lo que quiere decir es que si tienes intenciones de acusar a alguien mejor medita como estas tú. ¿No tienes ninguna falta para tomar la posición de juez?
 
Sirvan esta parábola bíblica para analizar todo lo que está pasando a nuestro alrededor en una suerte de ir y venir de acontecimientos, conflictos, desencuentros donde unos le echan la culpa a los otros y donde los otros buscan defenderse de los acusadores cuando ellos también cargan con su respectiva culpa.
 
Algo está pasando, no lo vemos o no lo queremos ver. Las reformas vienen a paso acelerado y muchos aun no lo entienden. Luego de volver a estatizarse con bombos y platillos, la empresa petrolera argentina, el gobierno (por cierto bastante estatista) tuvo que acordar con Chevron una nueva capitalización a cambio de exploraciones. La Cuba revolucionaria modelo de la economía centralmente planificada ya estableció un acuerdo con el conglomerado brasileño, Odebrecht, para convertir al puerto de Mariel (se acuerdan de la escoria antirrevolucionaria que salían por ese puerto por los 80s). Si una compañía registra pérdidas o ninguna ganancia por más de dos años, será remodelada o cerrada: la idea es no resignar eficiencia: anticipó el vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo.
 
Los periódicos del estado y sus columnistas en estos días nos muestran diferentes opiniones de los temas candentes que se están tocando, como son la reforma energética, docente, política, fiscal y hacendaria. Por un lado acusa de traidor a un empresario local por señalar que el incremento al 16 por ciento del IVA afectará el movimiento comercial de Quintana Roo. Esa postura la están señalando también las cámaras empresarias de Cancún y Solidaridad, tomando en cuenta los aparentes daños que el aumento causaría,  pero a la luz de la prensa, o de quien le baja línea, sólo existe un solo traidor con nombre y apellido. Una jueza le gana un amparo al propio tribunal superior que la acusa de indisciplina y malas sentencias, y un estudiante universitario de maestría es observado y alejado de sus funciones en su trabajo porque para recolectar información para su tesis de grado en una importante y reconocida universidad del país,  se tomó el atrevimiento de pedir información que debería ser publica en la oficina de transparencia de su localidad. A superbia initium sumpsit omnis perditio se diría en latín
 
El problema de los maestros sigue sin resolverse. Pueden ser terroristas, como se los ha acusado, revoltosos como también los llaman, incomprendidos como quieren mostrarse y tantos otros nombre propios que ya me confunden. Lo cierto es que ni la negociación (si la hay) avanza y mucho menos parece resolverse. El periodista Joaquín López Doriga (tendrá algo que ver con los Joaquín, apellido hoy que causa algunas irritaciones) señala en un artículo del día viernes pasado en el diario Milenio, que el camino de solución del conflicto docente en el estado aun dista mucho de ser el ideal. Aparentemente hay algunos puntos no aclarados entre lo negociado, lo cumplido y la línea que viene desde el gobierno federal. Causa sorpresa la poca participación de la Secretaria de Educación en este conflicto. Puede ser vehemente, transgresora, directa, pero también es muy institucional. La realidad que hoy tenemos es que el gobierno, creó ya la Comisión Interventora para la reforma educativa, la cual tendrá a su cargo el proceso para la implementación de esta reforma hasta marzo de 2014 y  los maestros en sus diversas manifestaciones han bloqueado las carreteras que conducen a Escárcega y Cancún, esto en protesta del incumplimiento a los acuerdos. Quienes sufren y se ven perjudicados: los niños. Y entonces todos están Ad eundem gradum
 
En mi tierra se dice popularmente culo sucio a una persona inexperta que pretende actuar en situaciones para la que no está capacitada. Creo que habemos muchos culos sucios opinando, y deseo esperanzadamente que aparezca esa mano que le toque tirar la primera piedra.

 

Lo mejor de

 

 

 

 

 

 

 

Los Países que más nos visitan

Facebook    Siguenos

La Opinión de hoy