Facebook Twitter RSS

Director General: Pedro Ricalde Arjona


Sábado, 18 de Enero del 2020
Num. 1039

EL FARO 800

  Alabado sea el señor, amigos, colegas, vecinos, Cozumeleños, por aquí seguimos, brindando estas líneas, guiado con la luz de nuestro faro, como lo hacían en los viejos tiempos, los recios y valientes fareros que vivian en los faros, lejos de la ciudad, con su misión de hacer llegar a tierra firme cuanto barco pase por este puerto.
                                       Dios quiera que la temporada de tormentas y huracanes, siga como hasta ahora, hemos tenido siete años sin que uno de estos fenómenos venga por estos lares. Pero los vaticinios nos llama la atención, pues es cierto, la isla está en la ruta  natural de estos fenómenos naturales, todo indica que su presencia por estas tierras, es cíclico, si es asi, tal vez está llegando la hora de que uno de estos “amigos”, ya nos visite otra, vez, no sabemos en que magnitud, ni que tan pequeño, mediano o grande, pero, ojalá y sigamos asi, un huracán para Cozumel, a como estamos, sería fatal, la puntilla para nuestra economía y el turismo.
                                Hay que orar, hay que tener vibra positiva, siento que asi alejamos todo lo negativo que pueda pasarle a nuestro bello hogar, nuestra isla caribeña, donde solo aquí pasan cosas que en ningún otro lugar de Q. Roo. Donde hay que aprender a vivir, para estar en paz y tranquilos, sin deuda con nadie, ni con uno mismo.



                   A la empresa Navega, concesionaria del muelle fiscal de Playa del Carmen, se le conoce por “marullera”, pues jinetea mucho el dinero que le entra por toneladas, gracias a la concesión que tiene desde el sexenio de Mario Villanueva Madrid. Se le ha caido el teatrito cuando salió a la luz pública su intención de ampliar dicha instalación portuaria porque al conocerse los primeros movimientos para iniciar los trabajos, de inmediato retiraron la maquinaria que estaba en la zona. Se descubrió en aquel entonces que esta empresa Navega no contaba con los permisos federales necesarios para poder ampliar 30 metros el muelle de Playa del Carmen. Asi  ha ganado tiempo con la construcción de la sala de espera, primero una palapota fea, ahora como que se ha pasado del tiempo de construir un edificio y mantiene un ambiente extraño en la zona donde bajan y suben locales y extranjeros a los barcos entre Cozumel y Playa del Carmen. Su dueño acostumbrado a hacer mal las cosas, repite esta serie de tramites fallidos , con su proyecto de hacer un balneario púbico en el malecón de Cozumel. Donde por cierto se apropió de un espejo de agua en el trienio de Juan Carlos González Hernández, en los últimos días y con un contrato y concesión bajo sospecha.  Ahí tiene otra obra parada, la quiso empezar para ampliar y reconstruir el famoso muelle de PRODIVE, pero lo pararon en seco, dijo a los cuatro vientos que tenia todos los permisos habidos y por haber, pero la realidad ha sido otra que nunca los ha mostrado y su plan de hacer un balneario público, con arena y servicios, ahí está sin moverse. Y una vez más vemos que la empresa veracruzana Navega debía obtener los permisos federales como la Manifestación de Impacto Ambiental que otorga la Semarnat, así como los trámites ante el Ayuntamiento ante zona federal, lo cual no realizó y es por ello que tuvo que detener intempestivamente sus trabajos al no estar del todo claro. Nos damos cuenta que  Navega usaba como pretexto su “balneario” para el pueblo, para hacer su muelle en una zona de bajo impacto y donde en realidad lo que quiere  es tener su muelle, según dice las malas lenguas, porque igual quiere meter servicios de transporte maritimo entre Cozumel y Playa del Carmen. Sea mentira o verdad, los ambientalistas y la sociedad en general están a la expectativa de esta situación porque saben de la mala fé de Navega  que pese a todo el dinero que se echa a la bolsa con el muelle fiscal de Playa del Carmen, nunca hace donativos a Cozumel ni le conocemos otras inversiones. Deben dejarle claro a este empresario, que a la hora de hacer los trabajos, lo primero que debe tener son los permisos federales, después los métodos para mitigar los riesgos de contaminación, pues es de vital importancia que se garantice el cuidado del medio ambiente. Pues así como lo ven, la empresa Navega siempre ha pretendido “madrugar” a todos con sus obras dentro del mar, sin tener los permisos necesarios.

                        Como que ha pasado de “moda” la captura del pez león, han bajado de intensidad y casi ya no se escuchan actividades contra esta especie que se quiere comer nuestros arrecifes en Cozumel. No hay que bajar la guardia, pues este pez se reproduce más que un conejo y seguir con las medidas para combatir la proliferación del pez león en aguas de este municipio pues de lo contrario se estará lamentando en no mucho tiempo, ya que esta especie puede acabar con los arrecifes de Cozumel, de los que dependen muchas familias de los hombres de mar que trabajan llevando gente a conocer las bellezas naturales submarinas. Es necesario también que las autoridades apliquen algún programa para apoyar a quienes combaten al pez león, como sucede en otros municipios en los que se comercializa esta especie y existe un plan para combatirlo fuertemente, además de que en Cozumel, se requiere una campaña permanente de difusión para invitar a la gente a consumir este pez león que por cierto, tiene un sabor muy bueno. La propuesta de capturar pez león con objetivos comerciales no ha sido tomada en cuenta a pesar de los graves daños que esta especie ocasiona al arrecife, pues al no tener depredador natural puede acabar con otras especies que son los que abastecen a las cooperativas. De verdad se tiene que tomar una decisión sobre este tema pues está en riesgo la estabilidad del arrecife, de hecho en otros lugares como las costas de Estados Unidos se han registrado consecuencias devastadoras, como la desaparición de especies de camarones y langostas, además de que el paisaje submarino queda prácticamente gris debido a la muerte de los corales. Esto es lo que se tiene que evitar y para ello se puede aplicar la comercialización del pez león, que puede ser consumido como cualquier otro pez, las únicas dificultades se presentan en su manejo, pero después de cierto tiempo de práctica se adquiere habilidad, entonces todos tenemos que sumarnos cada vez que se antoje comer pescado, ¿porqué no pedir un filete de pez león?..Si hay ejemplos de esfuerzos para sacar del mar a este pez, pera falta más mucho más y hay que seguir en lugar de recular.

                  Bien por el mini home port fugaz, por las reuniones internacionales de cruceros en Cozumel, por los miles de pasajeros al año, pero ya son más de 30 años de lo mismo y necesitamos algo mejor en la industria de los cruceros para Cozumel. Y digan lo que digan, pero una de las cosas que ayudarían más a este puerto, es que  los cruceros se queden más horas  por la noche, porque ya vimos que  la vida de Cozumel, cambia y se activa el ambiente nocturno que tanto nos hace falta. Eso es lo que hay que pedir, eso es lo que hay que conseguir que los “gringos” suelten y aporten para este puerto que les ha dado tanto dinero. Sino seguiremos cuestionando, porque nuestros “socios”, o sea los dueños de los cruceros, como tanto “cacaraquean” a los cuatro vientos, ¿No nos ayudan con esto?. Gobiernos van gobiernos vienen, todos sabemos que enfermedad está matando a Cozumel, al puerto de cruceros más importante del país y nadie hace ni exige nada. Uno de los pocos que medio puso en predicamento a las navieras en su momento fue Federico Ruiz Piña, cuando fue director de turismo, ya que les pidió con oficio y todo  las navieras que pasen un video promocional de Cozumel en sus cabinas , además pidió oficialmente que se queden los barcos más noche y lo ignoraron olímpicamente. Está presión convertida en petición de TODOS LOS COZUMELEÑOS, debe volver a hacerse y evitar que los dueños de las líneas hagan como que la virgen les habla. Urge, que se les pida que conviertan en realidad su parte como socios y el que los cruceros se queden más noche en la isla, sería una magnifica aportación. Es curioso que los ejecutivos y los dueños de los cruceros que vienen a este puerto, pidan jugar a la “pirinola” y cuando cae la cara de TODOS PONEN, se dan la media vuelta y se van. Nada ponen. Hay que analizar muy bien lo que se quiere para Cozumel, en un futuro, no podemos ser socios de empresas que se llevan todo el dinero a los EU, condicionan para tomar en cuenta a los Cozumeleños para que vendan sus tours y no vemos por ningún lado alguna obra donada. Digo analizar con frialdad, porque sino dejan nada a la buena, pues no queda otra que “revivir” el cobro de un impuesto a los pasajeros de cruceros, ahora que viene el cambio de nuevos diputados federales . Algo hay que hacer para que le dejen beneficios a  la isla los cruceros, ya son más de 30 años de un espejismo y no podemos seguir dejando que nos den “migajas” y ellos se coman la mejor tajada del pastel.

                Ya nos dimos cuenta que la edad no es un impedimento para muchas cosas. Para reir, para ser feliz, para hacer deporte y para enseñar, estudiar y muchas cosas màs. Digo esto, por lo que vemos en las  personas de la tercera edad en Cozumel, que practican el cachibol como deporte que los mantiene activos, con su buena salud, con alegria, muchas ganas de vivir , una gran agilidad y condiciòn fisica que da envidia. En las competencias estatales de cachibol, la Sra. Gina Ruiz de Marrufo y su esposo el alcalde Fredy Marrufo Martin, siempre los han apoyado y estado pendiente de ellos. El papel del DIF Cozumel, ha sido clave para que este grupo fuera a Chetumal y trajera el honroso segundo lugar, luchando con buen nivel en la gran final. Muchos niños y jóvenes deben ir a ver que nuestros viejitos compitan, para que se lleven un ejemplo, ya que pese a su edad, no se quejan, no dejan de hacer deporte y se les ve unas ganas de vivir que es contagioso. Felicidades a todas las mujeres que integran el equipo de cachibol de Cozumel por su persistencia y por su logro. Y a Doña Gina Ruiz de Marrufo y su equipo, como dama joven , felicitó a las mujeres y tuvo siempre  palabras de aliento y motivación para la gente de la tercera edad. Destacò su sabiduria, su amor por la vida y lo ùtil que todavía son para la sociedad. En el DIF, las personas de la tercera edad, tienen su espacio y su lugar digno. En Agosto, dedicado a la gente de la tercera edad, se espera que nuestros jóvenes de corazón, canten y bailen de lo lindo. Cuando vienen grupos de ancianitos de otras partes de Q. Roo a Cozumel, nunca olvidan el trato que se les da en la isla de la paz. Muchos prometen regresar, pues hacen amigos y se llevan el càlido trato de los Cozumeleños, que cuando se ponen en su papel de anfitriones, nadie les gana. Bien por este logro y que Doña Gina Ruiz de Marrufo, siga cosechando exitos ,  dando su tiempo para los que menos tienen. Y tenga cerca de ella y en sus planes, a nuestra gente de corazón grande. En horabuena al equipo de cachibol femenil de Cozumel.


                     No estaría de más que el procurador Gaspar Armando García Torres, cuando menos una vez por mes venga a Cozumel. Su aparición en la representación de la Procuraduria de Justicia de la isla, podria “acalambrar” a más de tres de  sus colaboradores y aproveche para que les “jale” las orejas y les pida resultados porque la gente no está muy contenta con los resultados del trabajo en las quejas e investigaciones. No creo que el procurador ignore que en el municipio hay cuando menos tres casos, que son de extrema urgencia que se resuelvan para dar confianza a los Cozumeleños. Poco se sabe que han hecho para esclarecer el caso del Español Cota, nada sabemos del avance del robo a  “Z” gas, ahí están los balazos de la colonia “Emiliano Zapata” y el atraco a una casa de empeños. Además sigue la carga  contra la procuraduría por la mala investigación integrada desde el principio en el crimen del empresario hotelero. Todavía tiene pendiente el procurador dar respuesta a las necesidades del edificio de Cozumel que se gotea y filtra agua en las oficinas poniendo en riesgo los cientos de papeles de las demandas de los ciudadanos de Cozumel. Sería sano y positivo, que se aparezca el procurador por este municipio, donde igual pesan quejas contra los agentes judiciales ahora bajo su mando y señalamientos de flojera, tortuguismo y poco avance en varios expedientes. La ausencia de este funcionario, ha provocado que cada quien jale por su lado en esta dependencia donde se supone se imparte justicia. Antes los procuradores venían a su junta mensual con empresarios y ciudadanos que están en el Consejo de Procuración de Justicia de la isla, hoy olvidado y sin funcionar. Estamos quedando como “la gata revolcada”, que dicen que las cosas cambian, para quedar igual. No hay que olvidar que el actual procurador fue el representante de los derechos humanos en el estado y persiguió a los judiciales “torturadores”, ahora que está del otro lado, se está limitando a decir , “Estamos investigando, lo estamos viendo”, cuando en realidad no se hace nada. ¿Como la ve?. La realidad es cruda e incomoda, pero creo que Gaspar Armando García Torres, debe venir  a Cozumel, porque su personal anda “desenfrenado”, dándose golpes bajo la mesa y auto acusándose de las fallas que es imperante que se corrijan.


         Después de estires y aflojes, por fin Don Gumersindo Jiménez Cuervo, ya se debe sentir director de seguridad púbica de Cozumel, pues le dieron su nombramiento formal. Si pasó o no su exámen de confianza, si está preparado, si conoce la realidad de la seguridad de Cozumel, eso es lo de menos, ya está sentado en su escritorio y creo que este funcionario debe tomar esto como una oportunidad para demostrar de que está hecho ante el difícil panorama que tiene enfrente con varios delitos y hechos de vandalismo que se han tenido en la isla. Creo que no tendrá problemas para reflejar que es un tipo tranquilo, que no toma decisiones a la ligera y lo mejor es que no se molesta ante la critica y cuestionamientos de los medios de comunicación. Se ha visto que no es pretensioso, que ha sabido manejar su seguridad, ha tenido el cuidado de no atiborrarse de “guaruras” y la mayoría de las veces se le ve solo o con los suficientes para moverse por la ciudad. Creo entiende que en lugar de cuidarlo a él, los policías deben estar en las colonias y espacios públicos , pero cuidando a los ciudadanos, que para eso le pagan y esa es la misión de los elementos policiacos. Todos coinciden en que hay que darle el beneficio de la duda, hay que darle la oportunidad a que se desempeñe y con manga ancha Gumersindo Jiménez Cuervo, en breve tiempo, nos presente su plan de trabajo, que veamos cual será el sello de su gestión y que es lo que hará al frente de la policia de Cozumel. Queda claro que a este director, lo agarró el “maremágnum” de la delincuencia a su llegada, primero los asaltos en la vía pública, luego el atraco a la casa de empeño y los balazos en la colonia “Emiliano Zapata”. Ha pasado el tiempo, es momento de que Gumersindo Jiménez en su oficina, hable con su gente, le dé confianza a la tropa y diseñe acciones para involucrar a la gente en sus planes para combatir la delincuencia, atacar de tajo los accidentes que están a la orden del dia en las calles de Cozumel y no descuidar a sus policías, darles apoyo y ratos de esparcimiento con sus familias. Donde si debe poner mucha atención el nuevo director de la policía, es con el sub director Pablo Luis López, quien si bien es cierto ha aguantado mucho, ya está cansado y stresado, no creo que sea una obligación que se quede con él. Asi que no está de más que empiece a pensar en refrescar por esa parte a la policía que mucha falta le hace. Ahí está, un nuevo director empieza su trayectoria en la policía de Cozumel, a ver que pasa con él, a ver cuando empezamos a ver resultados y solo el tiempo dirá si fue una cierto dejarlo o ni modo aceptar las consecuencias de sus errores. La oportunidad la tiene Don Gumersindo Jiménez Cuervo. Ojalá que la aproveche en una isla donde los ciudadanos ya exigen mucho y más cuando se trata de la seguridad en sus colonias, parques y calles. Al tiempo.


                                Mi jornal llegó a su fin. Doy gracias al señor, por tenerme cerca de él y permitirme ver cada dia los rayos del sol.
                        Bendice esta tierra señor. Haz que su faro ilumine a su gente y encontremos el buen camino. Ya es justo y necesario que nos empiece a ir bien. En una isla de bien, en una isla de paz. Un placer saber que cuento con su amistad y aceptar mis líneas. Queden con dios y con San Miguel Arcángel, patrono de nosotros los Cozumeleños. Que el trabajo nos dignifique. Amén, queridos hermanos.
 

Lo mejor de

 

 

 

 

 

 

 

Los Países que más nos visitan

Facebook    Siguenos

La Opinión de hoy