Facebook Twitter RSS

Director General: Pedro Ricalde Arjona


Jueves, 19 de Septiembre del 2019
Num. 1007

EL CONOCIMIENTO ES PODER.


    Esta frase es muy conocida en el mundo de hoy, pero no se practica por las mayorías que siguen sin entender muchas cosas que los “representantes populares” se encargan de mantener ocultas, pues precisamente saben que el conocimiento es el poder mismo. En un caso muy simple, les puedo decir que como no sé cómo seleccionar y sembrar piñas, si tuviera un terreno apto para ese tipo de cosecha, si quisiera sembrar ese fruto, al no tener el conocimiento necesario, no podría sembrarlo, mucho menos cosecharlo y venderlo, por lo que no ganaría nada al paso de las temporadas de siembra y cosecha. Esto es simplemente que no tengo el conocimiento suficiente y no puedo ser sembrador de piña, no puedo ser hasta este momento campesino, ejidatario, comunero, parcelario, ni nada de eso.
    Qué nos pasa a los mexicanos que no nos preocupamos de adquirir conocimiento – primero – conocimientos generales y luego conocimientos especializados, actualmente se dice que se sabe cada vez más de cada vez menos, refiriéndose a las especializaciones y en ese orden de cosas, puede que tengan razón, pues los especialistas que pueden ser muy buenos en sus especialidades, pueden ser muy malos para el conocimiento general, así nos encontramos con la sorpresa de que gente con altos grados académicos por ejemplo: Doctores en derecho, no sepan lo que es la equidad o la ética, que realmente – podemos estar de acuerdo – son conocimiento generales que no Generalizados. Aquí se cumple estrictamente el breve dicho de que en relación con un sentido tan esencial, éste es tan fácil, que casi nadie lo tiene. Efectivamente, la definición del SENTIDO COMUN, es el siguiente: “El sentido común, es el menos común de los sentidos.”
    Para adquirir conocimientos generales, no solo está la inteligencia pura o natural que todos los mexicanos tenemos, se necesita también, tiempo; tiempo suficiente para estudiar, leer e ir acumulando conocimientos generales lo que nos proporciona la primaria, la secundaria y la preparatoria, pero además tenemos que tener DINERO, y un poco de estabilidad social y económica, para tener habitación,  comida, médico y medicinas, eso en nuestros primeros años les corresponde a nuestros señores padres – cuando estos son responsables y sienten cariño por sus “proles”.  Ellos no brindan su tiempo y su esfuerzo para educarnos y mantenernos y es la marca de su amor por nosotros. Pero se necesita dinero.
    Como sabemos nuestro país es “tercermundista”, así llamado por ser un país siempre “en desarrollo”, siempre en dificultades por la división que existe entre sus dirigentes que no les puedo llamar “lideres”, pues ya he definido en artículos anteriores (muchas veces) lo que considero un “líder”, que según opinión personal, no ha existido en México, pues el líder, enseña, acompaña, ayuda, impulsa, NO TRAICIONA jamás, no persigue riquezas, es protector y leal.
    ¿Tiene usted algún candidato para ser considerado como líder? Pero antes de designarlo debe tener mucho conocimiento general y sentido común y después señálelo, pero nunca lo aplauda. Apóyelo y pídale que trabaje con usted, con solo le diga lo que hay que hacer, sino que lo haga con usted mismo. Considero que actualmente y desde hace 500 años, no ha habido líderes verdaderos, solo dirigentes de grupos o grupúsculos dominantes que se aprovechan de la mayoría debido a su propio conocimiento que utilizan en su provecho y consecuentemente en perjuicio de la mayoría.
    Dicho todo lo anterior, ya no quiero extenderme sobre este punto que creo ha demostrado que el conocimiento es poder. Y, que el conocimiento abundante o escaso de algunos lo utilizan para crear confusión y tomar ventaja de los demás en una posición que debería estar al servicio y para la ayuda de sus compañeros, vecinos, compatriotas o simples seguidores.
    Escribo todo esto, porque ahora mismo, se está presentando un problema social y político en nuestra isla con la actuación equivocada, mal intencionada y desastrosa para sus propios representados y hablo precisamente del Presidente del Ejido Villas Cozumel, licenciado GABRIEL YAM CHAN, y advierto que no me ocuparé más de él; de  su conflictiva y ofensiva personalidad que eso le acompañará hasta el fin de sus días, desgraciadamente es igual a la mayoría de los dirigentes de nuestro estado y nuestro país, que no son verdaderos libertarios ni democráticos, si se les advierte algo o se les llama la atención sobre algo, se ofenden y atacan al mensajero si pueden hasta matarlo, como en el caso de los periodistas muertos por asuntos políticos en nuestro país que ya encabeza esa clase de asesinatos.
    ¿Por qué digo que es equivocada y mal intencionada su actitud en representación del ejido? Simple. Porque no está diciendo la verdad y no está haciendo una correcta interpretación de las leyes. Pero yo no les voy a cansar con peroratas eternas sobre leyes, seré simple y breve.
    Empezando, hay tres clases de interpretación posibles de las leyes, según las doctrinas avanzadas de estudio del Derecho: 1.- Interpretación Real.- 2.- Interpretación Doctrinal.- 3.- Interpretación Judicial.  La primera es la que hace el legislador (diputado o senador) de la ley que promulga según se expresa en la exposición de motivos que siempre acompaña a las leyes en su inicio.- La segunda, es la interpretación que hacen las personas conocedoras de las leyes, como el propio suscrito y el presidente del ejido citado.- La tercera clase de interpretación, es la que hacen los juzgadores, jueces y magistrados en sus juzgados o cortes cuando aplican la ley, pero en este último caso, siempre deben tener en cuenta las dos primeras clases de interpretación pues no son del todo autónomos en la aplicación, pero ese es el arte de juzgar de acuerdo al espíritu de las leyes, en donde tampoco sacamos buenas calificaciones en nuestro país.
    En este pequeño comentario solo hablaré de la segunda forma de interpretación de algunos artículos de la Ley Agraria, siendo mi propia responsabilidad dicha interpretación que se ampara con mi conocimiento de las leyes en general, pues no puedo olvidar que tengo título de abogado con cédula profesional y un estudio de Posgrado en Derecho Penal ya concluido, por lo tanto eso me obliga – por ética profesional -  a conducirme con verdad en mis comentarios legales.
    El Presidente del ejido, se está conduciendo con falsedad cuando dice que en el ejido (que cree de su propiedad) con falsedad y mala fe, al decir que NO EXISTEN LOS AVECINDADOS, les deberé asegurar que existen y son las personas que NO siendo ejidatarios deciden o quieren vivir en el centro de población ejidal.  Prueba de lo anterior son los artículos 13, 15 fracción II y 68 de la Ley Agraria, que en forma literal y en lo conducente les transcribiré a continuación: “Artículo 13.- Los avecindados del ejido, para los efectos de esta ley, son aquellos mexicanos mayores de edad que han residido por un año o más en las tierras del núcleo de población ejidal y que han sido reconocidos como tales por la asamblea ejidal o el  tribunal agrario competente. Los avecindados gozan de los derechos que esta ley les confiere.”- - - “Art. 15, fracción II.- Para poder adquirir la calidad de ejidatario se requiere: I.- - - II.- Ser avecindado del ejido correspondiente, excepto cuando se trate de un heredero, o cumplir con los requisitos que establezca cada ejido en su reglamento interno.”.
El siguiente artículo que traigo a su consideración es el más importante de estos pues es el que demuestra la forma en que los avecindados obtienen la propiedad plena sobre sus “solares” y es precisamente el que demuestra la mala fe del señalado presidente del ejido por varias razones. “Art. 68 de la Ley Agraria.- Los solares serán de propiedad plena de sus titulares. Todo ejidatario tendrá derecho a recibir gratuitamente un solar al constituirse.”- - - “Atendiendo a las características, usos y costumbres de cada región.”- - - “La asamblea hará la asignación de solares a los ejidatarios, determinando en forma equitativa la superficie que corresponda a cada uno de ellos. Esta asignación se hará en presencia de un representante de la Procuraduría Agraria.”- - - “El acta respectiva se inscribirá en dicho Registro y los certificados que éste expida de cada solar constituirán los títulos oficiales correspondientes.”- - - “Una vez satisfechas las necesidades de los ejidatarios, los solares excedentes podrán ser arrendados o enajenados  por el núcleo de población ejidal a personas que deseen avecindarse.”- - - “Cuando se trate de ejidos en los que ya esté constituida la zona de urbanización y los solares ya hubieran sido asignados, los títulos se expedirán a favor de sus legítimos poseedores.”
De aquí que por una interpretación doctrinal – que es la que corresponde a los peritos en derecho - deberá seguir una decisión judicial de los Tribunales Agrarios en los que se ejerciten esos artículos de la Ley.
Pero, no sería esto necesario, si el Presidente del ejido actuara de Buena Fe, y en vista de que los Avecindados (ya sabemos ahora que sí existen en la ley) han actuado de buena fe (la buena fe se supone siempre y la mala fe DEBERÁ COMPROBARSE es principio legal) y han pagado diferentes cantidades de dinero a los ejidatarios, por los “solares” que ocupan actualmente y desde hace muchos años (más de un año, muchos de ellos 20 0 30 años), pero como presupone el artículo 68 de la Ley Agraria, en su párrafo último el ejido Villas Cozumel, ya se ha constituido y se ha distribuido casi en su totalidad los terrenos que como “solares” quedan en el núcleo de población ejidal, entonces, debe promover una Asamblea General de Ejidatarios que es la máxima autoridad del Ejido, y con la presencia de un representante de la Procuraduría Agraria, procederá a reconocer mediante un plano todo el núcleo de población, asentando debidamente quiénes son los posesionarios actuales de dicho núcleo para inscribir la acta de asamblea en el Registro Agrario Nacional y esa inscripción constituirán los Títulos oficiales correspondientes.
Pero contrario al conocimiento de la ley, a la buena fe en todo este asunto, el presidente del ejido, no quiere reconocer la existencia de los avecindados que por otra parte, es del conocimiento público estatal y nacional, que ocupan la mayor parte del núcleo de población del poblado llamado “El Cedral” de esta isla de Cozumel, Quintana Roo, y que tiene una existencia anterior a la constitución del propio ejido Villa Cozumel.
Pero el señalado presidente que está actuando de mala fe en contra de muchas personas que él y su familia, conocen en forma personal y saben que son personas de bien y que han ocupado ese núcleo de población antes de que el propio presidente fuera a estudiar su carrera de derecho, pretende desconocer sus derechos y posesiones obligando a muchos a firmar contratos nuevos en donde pretende despojarlos de sus derechos de posesión y privarlos de sus casas que pequeñas o grandes, representan el esfuerzo y el trabajo invertidos en su construcción con el afán de conseguir algunas ganancias pretextando que es por el bien del ejido, pero actuando en forma equivocada, si no, que lo comprueben los hechos recientes en que – estarán de acuerdo con el suscrito – nunca se había visto antes de que un presidente del Comisariado Ejidal entablara un pleito de índole social y económico al mismo tiempo, contra el gobierno del Estado y el Gobierno municipal. Los anteriores presidentes del comisariado – digo – con toda seguridad, han sido personas conocidas y admiradas por su conducta y personalidad por todos en la isla, hasta el presente que solo siembra discordia, enemistad, violencia y ofensa en contra de cualquiera que se atreva a contradecirlo en su equivocada interpretación de su propia actividad.  Solo manifiesto que los Avecindados, han actuado de buena fe siempre, han pagado importantes cantidades a ejidatarios por cada posesión que actualmente detentan y han invertido una buena parte de su patrimonio para tener cuidadas sus posesiones y además su posesión es válida, pues se le olvida a ese presidente que desde el año de 1992, con la presidencia de Carlos Salinas de Gortari, el ejido ya puede contratar con asociaciones privadas para desarrollar diversos proyectos productivos y vender sus tierras si así lo consideran los ejidatarios en lo individual, como ha sucedido en el ejido Villas Cozumel. No hubiera querido extenderme tanto en este asunto y tampoco quisiera que se dividiera, pero queda a la necesidad de la imprenta y del propio Semanario de Cozumel que bondadosamente me presta un espacio de opinión desde hace más de diez años,  pero  todo lo dicho, es legalmente cierto y lo envío para su publicación, bajo mi propia responsabilidad.
 

Lo mejor de

 

 

 

 

 

 

 

Los Países que más nos visitan

Facebook    Siguenos

La Opinión de hoy