Facebook Twitter RSS

Director General: Pedro Ricalde Arjona


Martes, 18 de Febrero del 2020
Num. 1041

De la revolucion burocratizada a la realpo litik

 

El gobierno de los hermanos Raúl y Fidel Castro puso en marcha esta semana el anunciado recorte de más 500.000 empleos estales en los cinco sectores principales de la economía cubana, entre ellos la emblemática salud pública, tarea que es sólo "la primera fase" de un plan para aliviar la plantilla estatal de alrededor de 1.300.000 trabajadores.
 
Desempleo o "reordenamiento laboral"; trabajadores "disponibles" o parados... como se lo quiera llamar al proceso traumático que viene, lo cierto es que para el gobierno de los Castro y para los 11 millones de cubanos, llegó el día D. Las cesantías han empezado por los ministerios de la Industria Azucarera, Agricultura, Construcción, Salud Pública y en el sector del Turismo, luego vendrán los demás.
 
La reconversión es de calibre pesado, o al decir de un economista cubano, "digna de un ajuste del Fondo Monetario Internacional": lo estipulado es que se compense a los trabajadores "sobrantes" a razón de un mes de salario por cada diez años trabajados, en algunos casos puntuales con alguna ayuda extra. El salario medio en Cuba es de unos 410 pesos cubanos (equivalente a 200 pesos mexicanos), y aunque mucha gente no puede vivir de su sueldo llega a fin de mes gracias a lo que "resuelve" en su centro laboral. "Es fácil de entender que salir fuera del circuito estatal representa saltar al vacío", señala un académico. El Estado ya ha dicho que solo puede hacer una oferta de empleo, y no a todos, en sectores como el de la agricultura o la construcción. El que no acepte la propuesta ha de buscarse la vida como pueda en el sector privado o cooperativo, que ahora el Gobierno impulsará como alternativa al problema social que se avecina.
 
Según estimaciones oficiales, en 2011 se acabará definitivamente con 146.000 puestos de trabajo estatales y otros 351.000 funcionarios públicos "pasarán a otras formas de empleo independiente". Se pretende que en los próximos meses 100.000 personas pasen a ejercer diferentes trabajos por su cuenta y que para 2016 el 50 % de los cubanos ya estén en el sector privado. Algo nada sencillo y que, de lograrse, supondrá un verdadero cambio estructural -y aún más de mentalidad - en un país donde hasta ayer el 90 % de la economía era controlada por el Estado.
 
Tema peliagudo es cómo y quién decide que trabajadores se marchan. Cuba es quizás el único país del mundo en el que el sindicato único - la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) - toma partido activamente en este proceso y aconseja a la empresa que trabajadores no son "idóneos" para seguir en determinado puesto. En cada centro laboral se ha creado una "comisión de expertos", integrada por entre cinco y siete personas, incluidas un representante de la CTC y de la administración, que hace la evaluación y propone a la dirección de la empresa u organismo la lista fatal. La decisión que tomen estos es inapelable.
Tensiones hay y considerables. En algunos hoteles e instalaciones turísticas en donde los empleos son muy apreciados y ya han comenzado los despidos, las discusiones entre la plantilla, el sindicato y el resto de los "factores" son durísimas. El secretario general de la CTC, Salvador Mesa, pidió recientemente que las "comisiones de idoneidad" sean "verdaderos representantes de los trabajadores para evitar males como el favoritismo, el nepotismo, el paternalismo y la falta de profundidad en los análisis". El Gobierno asegura que nadie quedará desamparado, pero insiste en que no se volverá a las políticas paternalistas del pasado. Habra un Fidelazo o Raulazo en Cozumel. Se dará cuenta el gobierno municipal que  no puede mantener los valores tan desproporcionados de una nomina que no muestra en n ingun momento un beneficio para la ciudadania, aunque sea en calidad de servicio y atencion al ciudadano. No es posible que cada quincena o fin de mes se le rece a un Santo desocupado, para lque les ayude a juntar el dinero para pagar los sueldos.
 
El termino Realpolitik, del aleman política de la realidad, es la politica  basada en intereses prácticos más que en la teoria  o la etica.
Aboga por el avance en los intereses propios en lugar de seguir principios éticos o teóricos. Fue acuñada por el Baron Otto von Bismarck al encontrar un método para equilibrar el poder entre los imperios europeos. El equilibrio de poderes significaba la paz
 
Sin embargo uno de los precursores más famosos fue Nicolas Maquiavelo, conocido por su obra El Principe. Maquiavelo sostenía que la única preocupación de un príncipe debería ser la de buscar y retener el poder, sin importar consideraciones éticas o religiosas.  Hoy en día, la parte «realista» de un partido o ideología política no tiene problemas para ceder en algunos de sus principios si es necesario, con tal de conseguir cierto progreso en otros —que podrían ser considerados más importantes o centrales—, mientras que los sectores más «fundamentalistas» evitan a toda costa ceder en sus principios o comprometerlos, aunque eso suponga renunciar a posiciones que les permitan bien poner en práctica otros, bien influir en su desarrollo o en la toma de decisiones al respecto.
 
Ojala las autoridades entrantes asuman actitudes de Realpo litik, si quieren verdaderamente sanear  las arcas municipales, cumplir los compromisos contraidos, descomprimir la carga financiera municipal y generar una mejor eficiencia administrativa sin frenos burocraticos propios de etapas que son el vil testimonio y reflejo del significado de la palabra  prebendarismo y clientelismo politico
 
 

Lo mejor de

 

 

 

 

 

 

 

Los Países que más nos visitan

Facebook    Siguenos

La Opinión de hoy

» gabriela_sanchez57@hotmail.com
cel 5516925933:

gabriela reyes sanchez para eloina jimenez gallardo
23/01/2020 04:37:17